Embellecimiento facial sin cirugía, ¿es posible?

Los signos de envejecimiento son siempre algo natural, pero la buena noticia es que en la actualidad se pueden atenuar y retrasar sin necesidad de cirugía.

La aparición de señales en el rostro como arrugas, manchas, falta de vitalidad de la piel, enrojecimiento, flacidez, pérdida de volumen en los pómulos, cejas, párpados caídos y bolsas en los ojos son signos de alarma tanto para hombres como mujeres, sobre todo en el inicio de la edad adulta, sin que esto signifique que no pueda afectar a la población joven.

Además, en la actualidad factores como la radiación solar, los cambios de temperatura y la polución, perjudican también la apariencia del rostro, agregándole a esto los malos hábitos de vida y la falta de cuidados básicos como el filtro solar.

No obstante, día a día las ciencias de la salud y especialmente la medicina estética siguen su lucha por encontrar métodos eficaces que reduzcan estos rasgos de deterioro, buscando siempre el menor riesgo para la salud de los pacientes.

A continuación, te presentamos los métodos más innovadores para lograr un embellecimiento facial sin tener que recurrir a la cirugía:

Método 1: Toxina botulínica

La marca más reconocida es el botox, pero en términos médicos se habla de una toxina botulínica tipo A purificada, la cual se utiliza para lograr la desaparición de arrugas y líneas de expresión, considerándose mínimamente invasiva, lo que la convierte en una técnica más segura y cómoda que la cirugía.

Al momento de su aplicación esta toxina actúa en las terminaciones nerviosas de la placa neuromuscular generando un bloqueo reversible en la contracción de los músculos. Las personas que opten por este método gozarán de un efecto rejuvenecedor de entre 4 a 6 meses, con resultados evidentes desde la primera semana.

Además, si se implementa en personas jóvenes (más o menos desde los 30 años de edad), ayuda a prevenir la formación de grietas en la piel y arrugas “a pico” que son el resultado de la expresión sostenida en el mismo punto por muchos años, es decir ayuda a prevenir el envejecimiento cutáneo.

Método 2: Ácido hialurónico 

Para lograr entender los beneficios de este método estético, se debe conocer de antemano que el ácido hialurónico es un componente presente de forma natural en nuestras articulaciones, cartílagos, dermis y casi todos los tejidos y cumple una función de sostén.

Su principal efecto es promover y mantener la hidratación y la elasticidad a la piel, manteniendo su aspecto de lozanía y juventud.

El ácido hialurónico se ha sintetizado en laboratorios para la aplicación en los tejidos y por ser un material biocompatible y 100% absorbible es posible implantarlo en humanos. Según sus características de fabricación se obtienen diferentes tipos de ácido hialurónico para diferentes usos, por ejemplo: algunos sirven para hidratación, otros para rellenos suaves como en labios y ojeras, otros más densos para relleno de surcos, pómulos, mentón y en general casi que hay una clase de ácido hialurónico para cada necesidad específica del paciente.

Su aplicación se hace mediante inyecciones que crean una malla que favorece el funcionamiento correcto de los tejidos alisando la piel y rellenando las áreas en las que se aplica.

El efecto tiene una duración entre 12 y 18 meses, y se recomienda por ser una técnica rápida, eficaz y segura ya que se absorbe totalmente evitando deformidades permanentes que se pueden presentar con otras sustancias.

Método 3: Hilos tensores

Tienen su origen en Rusia y son derivados de materiales de cirugía que en sus comienzos eran no absorbibles y generalmente eran utilizados para realizar suturas internas y con el paso del tiempo se han ido modificando hasta hoy en día que son 100% absorbibles, dando respuesta a la tendencia mundial que recomienda no sólo ser biocomplatibles con el organismo, sino que se absorban totalmente.

Leer más: Arañas vasculares faciales ¿De qué se trata?

Su proceso se realiza colocando estos dispositivos médicos debajo de la piel y en zonas específicas, de manera que no sean visibles y logrando un efecto de tensión que a su vez contribuyen a la producción de colágeno que repercute en un rejuvenecimiento cutáneo y eliminación de flacidez de la piel en el sitio de aplicación.

Otras características de los hilos tensores:

  • El proceso de inserción de los hilos es poco invasivo
  • Al no requerir cortes no deja cicatrices
  • Se realiza mediante citas programadas y no requiere hospitalización
  • Una vez el organismo absorba los hilos, sus efectos no se pierden totalmente gracias a la producción de tejido de sostén que se forma naturalmente alrededor de ellos
  • Se pueden combinar con otros tratamientos

Finalmente, tenga en cuenta que si decide optar por alguno de estos métodos es muy importante que se asesore por especialistas estéticos recomendados para resolver todas sus dudas y en la IPS Renacer Equilibrio Natural contamos con los que usted necesita.

Nos encuentras en la Cra. 65 #48C – 61(Medellín – Colombia) o en los teléfonos (4) 3222328 y 3218338471; nuestro correo electrónico es administracion@clinicarenacer.com

Por |2021-04-14T16:04:02-05:00septiembre 22nd, 2020|Sin categoría|Comentarios desactivados en Embellecimiento facial sin cirugía, ¿es posible?

Sobre el Autor: