Mitos sobre el COVID – 19

El enemigo común es el #COVID-19, pero también nos enfrentamos a la difusión de información falsa.

La desinformación en tiempos del COVID-19 ha generado una serie de ruidos que dificulta que las personas puedan encontrar orientaciones claras sobre qué medidas de prevención tomar para evitar la propagación. Durante la emergencia sanitaria, se están difundiendo rumores e información errónea, lo cual puede crear confusión y desconfianza entre la población y restar eficacia a la respuesta de salud pública.

Por ejemplo, en redes sociales y cadenas de WhatsApp han proliferado una serie de noticias falsas sobre síntomas, evolución y hasta una posible pastilla milagrosa que evita el contagio. Conozcamos cuáles son los mitos más comunes para contrarrestar los efectos de la desinformación. 

Los animales transmiten el COVID- 19:

Falso. En este momento no existe evidencia científica de que las mascotas sean una fuente de infección, ni para otros animales ni para los seres humanos.

Se recomienda que los dueños de mascotas las sigan cuidando y mantengan la calma. El abandono no es, bajo ningún concepto, una opción. Tampoco lo es el sacrificio de animales.

Recibir un paquete de china, es peligroso:

Falso.  La probabilidad de que una persona infectada contamine artículos comerciales es baja, y el riesgo de contraer el virus causante de COVID-19 por contacto con un paquete que haya sido manipulado, transportado y expuesto a diferentes condiciones y temperaturas también es bajo.

El COVID-19 fue fabricado por el hombre:

Falso. Una teoría sobre los orígenes del COVID-19 comenzó a arraigarse en internet: que el virus no proviene de la naturaleza, sino que fue creado en un laboratorio. No hay evidencia científica que respalde la teoría conspiratoria. Por su parte, investigadores lograron establecer, a partir de la decodificación del material genético del nuevo coronavirus, que el SARS-CoV-2 (el nombre del virus que causa el covid-19) no es una invención humana, sino que es producto de la naturaleza.

El COVID-19 se propaga en grandes distancias.

Falso. Las gotículas en las que se disemina, procedan de la saliva o sean secreciones de la nariz, son demasiado pesadas para propagarse a grandes distancias, así lo explica la Organización de la Salud, quienes añaden que la infección también puede producirse al tocarse los ojos, la boca o la nariz después de estar en contacto con una superficie contaminada.

Leer más: ¿En qué casos se debe acudir a la sueroterapia detox?

La vitamina C evita el contagio:

Falso. Científicos siguen trabajando en una posible vacuna para el COVID-19 que, según el pronóstico, estará lista en seis meses aproximadamente. Por lo tanto, no existe ningún remedio que evite el contagio o que erradique el virus del organismo. Sin embargo, se ha demostrado que la vitamina C sí reduce las posibilidades de contraer infecciones virales al actuar directamente sobre el sistema inmunológico.

La vitamina C estimula las funciones de los leucocitos, células encargadas de defender al organismo de las infecciones y ayudar a eliminar los residuos y desechos de los tejidos. Además, regula la respuesta inmunitaria a través de sus propiedades antivirales y antioxidantes.

Por otra parte, mejora la fagocitosis, uno de los procesos biológicos de mayor relevancia en nuestro organismo. Allí, los fagocitos (células especializadas del sistema inmune) son capaces de remover cuerpos extraños y combatir infecciones del sistema inmune como primera línea de defensa natural.

Aunque no puede evitar el contagio, puede hacer que las personas no desarrollen síntomas graves. También se ha demostrado que los pacientes a quienes se les suministra vitamina C en grandes cantidades, logran recuperarse de manera más rápida.

Leer más: La ozonoterapia, tratamiento para combatir infecciones virales

La teoría de que las dosis altas de vitamina C podría ayudar a combatir infecciones virales no es nueva. Un estudio de 2017 halló que el tratamiento con altas dosis de vitamina C IV (junto con tiamina y corticosteroides) parecía prevenir las muertes entre personas con sepsis, una forma de infección abrumadora que ocasiona presión arterial peligrosamente baja e insuficiencia orgánica.

Otra investigación publicada el año pasado evaluó el efecto de las infusiones de vitamina C a dosis altas en pacientes con infecciones graves que tenían sepsis y síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), cuyo síntoma principal es que los pulmones se llenan de líquido.

Aunque las principales medidas no prosperaron dentro de los primeros cuatro días de la terapia con vitamina C, a los 28 días hubo una tasa de mortalidad más baja entre los pacientes tratados”.

Aún cuando esta información este científicamente demostrada, será tu médico quien indique si es oportuno administrar megadosis de vitamina C para contrarrestar cualquier posible efecto del COVID-19 o cualquier infección viral, recuerda que lo más importante es informarte de manera responsable, discernir entre toda la información que encuentras en la web y consultar con un especialista cualquier duda sobre posibles tratamientos.

Por |2020-04-23T19:49:41-05:00abril 23rd, 2020|Sin categoría|Sin comentarios

Sobre el Autor:

Top Sliding Bar

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

Recent Tweets

Newsletter

Sign-up to get the latest news and update information. Don't worry, we won't send spam!

[contact-form-7 404 "Not Found"]