Alimentación e hipertensión arterial

Está demostrado científicamente que los alimentos que consumes influyen directamente en tu salud y la forma como tu cuerpo se desempeña ante las actividades diarias, sin embargo, las personas que sufren de hipertensión deben tener especial cuidado, pues una ingesta elevada de sal y grasa podría agravar la enfermedad.

Leer:  Qué es la hipertensión arterial y por qué es peligrosa

5 buenos hábitos de alimentación

  1. Reducir la ingesta de sal: La Organización Mundial de la Salud recomienda disminuir la ingesta de sodio para reducir la tensión arterial y el riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y cardiopatía coronaria en adultos.

El sodio no solo se encuentra en la sal de mesa, sino también de forma natural en una gran variedad de alimentos, como la leche, la nata, los huevos, la carne y los mariscos.

También se encuentra en cantidades mucho mayores en los alimentos procesados, como panes, galletas saladas y carnes procesadas. Se aconseja no superar los 4-6 g de sal al día.

Leer: Migraña: síntomas y tratamientos

  1. Aumentar la ingesta de verduras, frutas y legumbres.Procura que estén presentes en todas las comidas principales. Su riqueza en potasio ayuda a favorecer la disminución de la presión arterial por su efecto diurético.
  2. Evitar los fritos. El pollo, las patatas y otros alimentos así elaborados son una tentación, pero tienen mucha grasa, lo cual contribuye al sobrepeso y a incrementar la presión arterial. Elija otras formas de preparación de los alimentos: asados, cocidos y a la plancha. Los aperitivos y snacks fritos, con alto contenido en sal y grasas trans, deben ser evitados.
  3. Moderar el consumo de alcohol. Aunque algunas bebidas alcohólicas, como el vino tinto, tienen efectos beneficiosos para la salud cardiovascular si se toman con moderación, el exceso de alcohol puede derivar en un incremento de la presión arterial. Una copa de vino al día para una mujer y dos para un hombre es más que suficiente. Todo lo demás hará que suba la tensión.
  1. Evitar totalmente el café. Por su gran contenido de cafeína, el café eleva la presión arterial. Consumir café de forma constante puede derivar en problemas de presión sanguínea, incluso la hipertensión es la principal causa de problemas al corazón como arritmias o infartos.

Además de la alimentación se recomienda tener otros hábitos saludables como:

  • No fumar.
  • Realizar ejercicio físico regular y moderado.
  • Controlar del estrés.
  • Mantener un peso saludable.
  • Evitar el excesivo consumo de alcohol.

En conclusión, para disminuir los riesgos de adquirir hipertensión debemos basarnos en una alimentación saludable vinculada a una práctica de ejercicios físicos, recordando que existen grupos de riesgos ligados a la genética, etnia, género, enfermedades crónicas entre otros.

Y como ya explicamos, una alimentación adecuada debe contener verduras, frutas, legumbres y alimentos con bajo nivel de grasas, azúcares y sodio.

Esas prácticas saludables y cambios en el estilo de vida son recomendadas para todas las personas.

No precisamos estar enfermos ni sufrir de hipertensión para cambiar nuestro estilo de vida, así que intenta cuidarte y hacerte controles regularmente con tu médico de confianza.