El cuerpo no puede producir ni almacenar la vitamina C por sí solo, por lo tanto, es importante incluir alimentos que la contengan o adquirirla a través de suplementos como la sueroterapia.

La vitamina C es fundamental para el buen funcionamiento de los procesos fisiológicos humanos.

Este compuesto cuyo nombre químico es ácido ascórbico, interviene en multitud de procesos y funciones vitales y su ausencia en la dieta de manera prolongada puede dar lugar a síndromes como el escorbuto, una enfermedad que puede llegar a ser mortal.

Leer: Migraña: síntomas y tratamientos

Entre los beneficios de la vitamina C encontramos el hecho de que tiene efectos antioxidantes, es imprescindible para la formación de colágeno y favorece la correcta cicatrización de las heridas.

También fortalece el funcionamiento del sistema inmunitario y ayuda al organismo a aprovechar el hierro procedente de otros alimentos.

Consumir regularmente la cantidad necesaria de esta vitamina retrasa el envejecimiento de tu piel.

Leer: Qué es la hipertensión arterial y por qué es peligrosa

Ya que tiene un impacto saludable sobre la formación de colágeno y combate los radicales libres que se producen cuando el cuerpo descompone alimentos o frente a la exposición del humo del tabaco y la radiación.

Además, ayuda a reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes.

Leer: Auriculoterapia, ¿qué es y para qué sirve?

Como antioxidante ayuda a prevenir enfermedades degenerativas como el Alzheimer y la arterioesclerosis, al igual que la prevención de la mutación celular que causa el cáncer.

De igual forma, previene las enfermedades cardiacas ya que el ácido ascórbico disminuye el colesterol lo que evita que la grasa se adhiera a los vasos sanguíneos, reduciendo la posibilidad de sufrir infartos.

¿La vitamina c previene los resfriados?

Consumir vitamina C no reduce el riesgo de resfriarte, pero los resfriados pueden ser más cortos o con síntomas muy leves.

Por otro lado, al combinar la vitamina C con Zinc se forma una dupla que previene los resfriados comunes.

Disminuye los síntomas y duración de los mismos, ya que los dos contienen altos niveles inmunológicos y antioxidantes.

Dosis de vitamina c recomendada

La cantidad diaria recomendada de vitamina C varía según la edad y sexo:

  • Hasta los 6 meses: 40 mg.
  • De 7 a 12 meses: 50 mg.
  • De 1 a 3 años: 15 mg.
  • De 4 a 8 años: 25 mg.
  • De 9 a 13 años: 45 mg.
  • Hombres de 14 a 18 años: 75 mg.
  • Mujeres de 14 a 18 años: 65 mg.
  • Hombres mayores de 18 años: 90 mg.
  • Mujeres mayores de 18 años: 75 mg.

Alimentos con vitamina c

Encontrar fuentes de vitamina C es muy fácil, ya que está presente en casi todas las verduras y frutas frescas:

  • Guayaba
  • Pimientos rojos
  • Kiwi
  • Naranja
  • Fresas
  • Espinaca y verduras verdes
  • Perejil
  • Brócoli

Sueroterapia de vitamina c

Al administrar la vitamina C de forma intravenosa se logra una mayor concentración de ácido ascórbico.

Al paciente se le coloca un suero de esta solución salina, la cual se administra dependiendo de la patología.

Con la megadosis de vitamina c se aporta al cuerpo lo equivalente a 80 naranjas y por ello, es necesario hacerlo vía intravenosa, pues esta cantidad de concentración es muy difícil lograrla en la alimentación normal.

Se ha demostrado que el uso de vitamina C intravenosa en megadosis es una forma eficaz de corregir el estrés oxidativo, es esencial para la formación de colágeno y el sistema inmunológico, se usa en enfermedades crónicas, depresión, medicina estética y sobrecarga de toxinas en el hígado, mejorando la calidad y expectativa de vida.

Ahora que conoces todos los beneficios de la vitamina c y la necesidad de su presencia en tu cuerpo, es vital que la incluyas en tu dieta diaria o que acudas a tu doctor para que pueda suministrarla a través de sueroterapia.